RECONOCIMIENTO PROPIO Y RUEGO PIADOSO ANTES DE COMULGAR

Pues hoy pretendo ser tu monumento,
porque me resucites del pecado,
habítame de gracia, renovado
el hombre antiguo en ciego perdimiento.

Si no, retratarás tu nacimiento
en la nieve de un ánimo obstinado
y en corazón pesebre, acompañado
de brutos apetitos que en mí siento.

Hoy te entierras en mí, siervo villano,
sepulcro, a tanto huésped vil y estrecho,
indigno de tu Cuerpo soberano.

Tierra te cubre en mí, de tierra hecho;
la conciencia me sirve de gusano;
mármol para cubrirte da mi pecho.

autógrafo

Francisco de Quevedo y Villegas


subir volver Las tres musas últimas castellanas (1670)   siguiente anterior
Urania. Musa IX. Soneto
enlace Versión anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio