anterior autor siguiente

SEMANA SANTA, O LAMENTACIONES DE DON FRANCISCO DE QUEVEDO VILLEGAS A LA MUERTE DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO

Si te alegra, Señor, el ruido ronco
de este recibimiento que miramos,
advierte que te dan todos los ramos,
por darte el viernes más desnudo el tronco.

¿A dónde vas, Cordero, entre las fieras,
pues ya conoces su intención villana?
Todos, enfermos, te dirán "¡Hosanna!"
Y no quieren sanar, sino que mueras.

Hoy te reciben con los ramos bellos
(aplauso sospechoso, si se advierte),
pero otra noche, para darte muerte,
te irán con armas a buscar en ellos.

Y porque la malicia más se arguya
de nación a su propio rey tirana,
hoy te ofrecen sus capas, y mañana
suertes verás echar sobre la tuya.

Si vas en tus discípulos fiado,
como de tu inocencia defendido,
del postrero de todos vas vendido,
y del primero, cerca de negado.

Mal en los huertos tu piedad pagamos:
tu paz con las olivas se atropella,
pues son tu muerte, y fue la causa de ella
la primer fruta y los primeros ramos.

autógrafo

Francisco de Quevedo y Villegas


subir volver Versión posterior. Cuartetos   siguiente anterior
enlace Versión anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio