A LA HUERTA DEL DUQUE DE LERMA, FAVORECIDA Y OCUPADA MUCHAS VECES DEL SEÑOR REY DON FELIPE III, Y OLVIDADA HOY DE IGUAL CONCURSO

Yo vi la grande y alta jerarquía
Del Magno, invicto y santo Rey Tercero
En esta casa, y conocí Lucero
Al que en sagradas Púrpuras ardía.

Hoy, desierta de tanta Monarquía
Y del Nieto, magnánimo heredero,
Yace; pero arde en glorias de su acero,
Como en la pompa que ostentar solía.

Menos envidia teme aventurado
Que venturoso: el Mérito procura,
Los Premios aborrece escarmentado.

¡Oh amable, si desierta Arquitectura,
Más hoy, al que te ve desengañado,
Que cuando frecuentada en tu ventura!

autógrafo

Francisco de Quevedo y Villegas


subir volver El Parnaso español (1648)   siguiente anterior
Clío. Musa I. Soneto
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio