RIMA XXX

Asomaba a sus ojos una lágrima
y a mi labio una frase de perdón;
habló el orgullo y se enjugó su llanto,
y la frase en mis labios expiró.

Yo voy por un camino; ella, por otro;
pero, al pensar en nuestro mutuo amor,
yo digo aún: —¿Por qué callé aquel día?
Y ella dirá: —¿Por qué no lloré yo?

autógrafo

Gustavo Adolfo Bécquer


subir Libro de los gorriones (nº40)   siguiente nº41 anterior nº39
volver Rimas (Edición 1871)   siguiente Rima XXXI anterior Rima XXIX
manuscrito Manuscrito BNE
Voz: Leonelli Marcela Voz: Leonelli Marcela
Voz: Antonio Mula Franco Voz: Antonio Mula Franco
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio