RIMA XLVIII

  Como se arranca el hierro de una herida
su amor de las entrañas me arranqué;
aunque sentí al hacerlo que la vida
        ¡me arrancaba con él!

  Del altar que le alcé en el alma mía,
la voluntad su imagen arrojó;
y la luz de la fe que en ella ardía
ante el ara desierta se apagó.

  Aún para combatir mi firme empeño
viene a mi mente su visión tenaz...
¡Cuánto podré dormir con ese sueño
        en que acaba el soñar!

autógrafo

Gustavo Adolfo Bécquer


subir Libro de los gorriones (nº1)   siguiente nº2 anterior nº79
volver Rimas (Edición 1871)   siguiente Rima XLXIX anterior Rima XLVII
manuscrito Manuscrito BNE
Voz: Leonelli Marcela Voz: Leonelli Marcela
Voz: Antonio Mula Franco Voz: Antonio Mula Franco
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio