RIMA LV

 Entre el discorde estruendo de la orgía
        acarició mi oído,
como nota de música lejana,
el eco de un suspiro.

El eco de un suspiro que conozco,
formado de un aliento que he bebido,
perfume de una flor que oculta crece
        en un claustro sombrío.

Mi adorada de un día, cariñosa,
        —¿En qué piensas?— me dijo.
—En nada... —En nada, ¿y lloras? —Es que tengo
alegre la tristeza y triste el vino.

autógrafo

Gustavo Adolfo Bécquer


subir Libro de los gorriones (nº9)   siguiente nº10 anterior nº8
volver Rimas (Edición 1871)   siguiente Rima LVI anterior Rima LIV
manuscrito Manuscrito BNE
Voz: Antonio Mula Franco Voz: Antonio Mula Franco
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio