anterior autor siguiente

        RIMA LVI

  Hoy como ayer, mañana como hoy,
        ¡y siempre igual!
Un cielo gris, un horizonte eterno
        y andar... andar.

Moviéndose a compás, como una estúpida
        máquina, el corazón.
La torpe inteligencia del cerebro,
        dormida en un rincón.

El alma, que ambiciona un paraíso,
        buscándole sin fe,
fatiga sin objeto, ola que rueda
        ignorando por qué.

Voz que, incesante, con el mismo tono,
        canta el mismo cantar,
gota de agua monótona que cae
        y cae, sin cesar.

Así van deslizándose los días,
        unos de otros en pos;
hoy lo mismo que ayer...; y todos ellos,
        sin gozo ni dolor.

¡Ay, a veces me acuerdo suspirando
        del antiguo sufrir!
Amargo es el dolor, ¡pero siquiera
        padecer es vivir!

autógrafo

Gustavo Adolfo Bécquer


subir Libro de los gorriones (nº20)   siguiente nº21 anterior nº19
volver Rimas (Edición 1871)   siguiente Rima LVII anterior Rima LV
manuscrito Manuscrito BNE
Voz: Antonio Mula Franco Voz: Antonio Mula Franco

aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio