anterior autor siguiente

        RIMA LXV

 Llegó la noche y no encontré un asilo;
y tuve sed ... ¡mis lágrimas bebí!
¡Y tuve hambre! ¡Los hinchados ojos
        cerré para morir!

¿Estaba en un desierto? Aunque a mi oído
de las turbas llegaba el ronco hervir,
yo era huérfano y pobre... El mundo estaba
        desierto... ¡para mí!

autógrafo

Gustavo Adolfo Bécquer


subir Libro de los gorriones (nº47)   siguiente nº48 anterior nº46
volver Rimas (Edición 1871)   siguiente Rima LXVI anterior Rima LXIV
manuscrito Manuscrito BNE
Voz: Antonio Mula Franco Voz: Antonio Mula Franco

aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio