BREVE HISTORIA DE LOS MUERTOS

Los hombres que murieron se aparecen
en el transcurso de las santas noches.
Llevan como un son lento de campanas
en las peladas piernas
y, si hablan, aseguran que hay un mundo
que nadie conocemos.

Vienen de lejos y andan por las trochas
como dolientes algas;
verdes están los hombres que murieron
lo mismo que estálo el río;
guardan recuerdos que no olvidan
y, lentos, cruzan lentamente
aquella esquina oscura que descubren,
aquella calle fría y solitaria
el patio aquel de la mansión,
el corredor envuelto en nubes,
la habitación aquella en que soñaron,
la vida toda, espeluznante y tonta.

Los muertos salen por la noche
acicalados y recién planchados
y con temor se acercan de hacer ruido
para tocar la silla en que sentaban,
la mesilla de noche y el tintero
y hasta el plumero para el polvo.

Luego, como si nada sucediera o hubiera
sucedido una vez,
abren las cartas que llegaron tarde,
concluyen la lectura del periódico
del día de su fallecimiento,
hurgan un poco en la despensa,
contemplan a los hijos que reposan
y se van por la puerta, sigilosos,
un algo tristes, pero confortados
porque no hay novedad, porque aun sin ellos,
parece que todo marcha,
pues está recogida la cocina
y el grifo no gotea.

autógrafo
Gabino-Alejandro Carriedo


subir  volver  Del mal, el menos (1952)   siguiente  anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio

Extraído de la página de Gabino-Alejandro Carriedo Muestra de poemas extraídos de la colección más extensa allí incluida por Mario Paz, junto a una Presentación, un apartado de Bio-bibliografía, Imágenes y Textos del autor, así como Entrevistas y una Bibliografía crítica y sección de Enlaces.