anterior autor siguiente

    EL NIÑO MUERTO

Por ejemplo, el niño estaba realmente malo.
Nadie se sorprendía, por ejemplo,
de que la madre se pusiera triste,
de que el domingo nada de concierto,
de que, por ejemplo, el padre paseara pensativo
de la mañana a la noche por su colocación.

Por ejemplo, naturalmente, murió el niño:
se fue, pobrecito, al cielo a jugar con los caballitos del cielo.
La madre, claro, no se consolaba,
andaba de cabeza su marido con los papeles
y la vecina decía lástima de criatura,
por ejemplo.

Quieras que no tuvieron que pensar en sacarlo:
el niño olía mucho, por ejemplo.
Las cintitas azules,
una caja elegida con esmerado gusto,
por ejemplo, dos curas, una corona, un coche
y —pián pianito, al cementerio,
con los niños detrás que amigos suyos fueran,
muy vestiditos, eso sí, por ejemplo.

Por ejemplo, por ejemplo,
pronto se pasó la pena,
y la madre se pintaba asiduamente,
y en seguida volvía al ginecólogo análogo
para hablar, por ejemplo, de otro niño posible,
y el padre mientras tanto a ganarlo en la oficina,
y a decir la vecina poco bien que estará,
por ejemplo, señores, el angelito en el cielo.

autógrafo
Gabino-Alejandro Carriedo


subir volver Del mal, el menos (1952)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio

Extraído de la página de Gabino-Alejandro Carriedo Muestra de poemas extraídos de la colección más extensa allí incluida por Mario Paz, junto a una Presentación, un apartado de Bio-bibliografía, Imágenes y Textos del autor, así como Entrevistas y una Bibliografía crítica y sección de Enlaces.