LA IMAGEN RESPETADA POR EL INCENDIO
Milagros de Nuestra Señora - versos 1265 a 1316

                              XIV

San Miguel de la Tumba   es un grand monesterio,
el mar lo cerca todo,   elli yaze en medio,
el logar perigloso   do sufren grand lazerio
los monges que ý viven   en essi ciminterio.

En esti monesterio   que avemos nomnado,
avié de buenos monges   buen convento provado,
altar de la Gloriosa   rico e muy onrrado,
en él rica imagen   de precio muy granado.

Estava la imagen   en su trono posada,
so fijo en sus brazos,   cosa es costumnada,
los reïs redor ella,   sedié bien compannada,
como rica reína   de Dios santificada.

Tenié rica corona   como rica reína,
de suso rica impla   en logar de cortina,
era bien entallada,   de lavor muy fina,
valié más essi pueblo   que la avié vezina.

Colgava delant ella   un buen aventadero,
en el seglar lenguage   dízenli moscadero;
de alas de pavones   lo fizo el obrero,
luzié como estrellas,   semejant de luzero.

Cadió rayo del cielo   por los graves peccados,
encendió la eglesia   de todos quatro cabos,
quemó todos los libros   e los pannos sagrados,
por pocco que los monges   que non foron quemados.

Ardieron los armarios   e todos los frontales,
las vigas, las gateras,   los cabrios, los cumbrales,
ardieron las ampollas,   cálizes e ciriales,
sufrió Dios essa cosa   como faz otras tales.

Maguer que fue el fuego   tan fuert e tan quemant,
nin plegó a la duenna   nin plegó al ifant,
nin plegó al flabello   que colgava delant,
ni li fizo de danno   un dinero pesant.

Nin ardió la imagen   nin ardió el flabello,
nin prisieron de danno   quanto val un cabello;
solamiente el fumo   non se llegó a ello,
ni'l nució más que nuzo   yo al obispo don Tello.

Continens e contetu   fue todo astragado,
tornó todo carbones,   fo todo asolado,
mas redor de la imagen,   quanto es un estado,
non fizo mal el fuego   ca non era osado.

Esto tovieron todos   por fiera maravella,
que nin fumo nin fuego   non se llegó a ella,
que sedié el flabello   más claro que estrella,
el ninno muy fermoso,   fermosa la ponzella.

El precioso miraclo   non cadió en oblido,
fue luego bien dictado,   en escripto metido;
mientre el mundo sea   será él retraído;
algún malo por ello   fo a bien combertido.

La Virgo benedicta,   reína general,
como libró su toca   de esti fuego tal,
asín libra sus siervos   del fuego perennal,
liévalos a la Gloria   do nunqua vean mal.

Gonzalo de Berceo


subir  volver  Milagros de Nuestra Señora   siguiente  anterior
inglés Translated by H. W. Longfellow (in poetryarchive.com)
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio