anterior autor siguiente

REQUIESCAT DEL MARINO

Marino, una noche
te vi sepultar
en el lóbrego y claro
sepulcro del mar.

¡Requiescat, marino
por siempre jamás!

Cuatro olas bullentes
tu caja de luz.
Algas y madréporas
jardín de tu cruz.

¡Requiescat, marino,
entre azul y azul!

Mortaja la bruma,
la estrella cirial.
Responso la sorda
voz del vendaval.

Requiescat, marino,
requiescat en paz.

Gregorio Castañeda Aragón


subir volver Mástiles al sol (1940)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio