anterior autor siguiente

        EL REGRESO DE LA PESCA

Mancha roja de luna, como un ojo, vigila
el regreso. Con la fría ráfaga costanera
bajan los botes, lentos, a la oscura ribera
por caminos de esmalte en que la luz vacila.

¡Alegría! En el fondo de las barcazas, fresca,
la viva plata ondula. Hablan desde la playa
y saludan, con grito que el horizonte raya,
las mujeres. Ya arriba la milagrosa pesca!

Mas cuando el sol su rubia red al azul arroja
y las bermejas gavias se abren al mar que moja
las angras con salpique de argentadas centellas,

Los viejos de arduo pelo y catadura reacia,
añoran la alta sombra donde la noche vacia,
marfil, nácar y oro, su redada de estrellas.

Gregorio Castañeda Aragón


subir volver Mástiles al sol (1940)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio