anterior autor siguiente

        SOMBRA DE VIAJERO

Siempre parte una nave de este puerto.
Luces bajo la tarde. Y luego, estela...
Después, sueño del mar, la misma ola.

Extranjero tan pálido que has visto
hincharse cada tarde alguna vela:
ninguna arrastrará tu inútil sombra!

¡Tal vez con el crepúsculo tranquilo,
sobre la paz de los canales muertos,
la nave que suspiras vaya sola!

Gregorio Castañeda Aragón


subir volver Gregorio Castañeda Aragón   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio