anterior autor siguiente

        LA VOZ DEL MAR AL POETA

Tú que, seguro de la mar, un día
adiós dijiste a la nativa tierra,
y con la tierra y con el mar en guerra
fuiste detrás de lo que siempre huía,

¿Qué hallaste, díme, en la Noruega fría
o en la Arabia solar? ¿Dónde no yerra
el espíritu en ansias y no cierra
las pupilas la sombra más sombría?

Si es que rendida ya tu nave encalla,
clausos los ojos, calla
y a la nueva andanza apresta el pecho fuerte:

Porque viejos en ti mar y camino,
ya no queda .a tu afán de peregrino
mas que una senda de ilusión: la muerte.

Gregorio Castañeda Aragón


subir volver Gregorio Castañeda Aragón   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio