anterior autor siguiente

          A FRANCIA

SOBRE LA TRASLACIÓN DE LOS RESTOS DE NAPOLEÓN A PARÍS

Bástete, o Francia, la gigante gloria
Con que llenó tus ámbitos el hombre:
Bástete ver en la brillante historia
Unido al tuyo su grandioso nombre:
Bástete el monumento soberano
Do su potente mano
Grabó en el bronce un sello perdurable;
Mas deja, deja al mundo
Ese sepulcro solitario, austero,
Donde el hado severo
Guarda al coloso de ambición y orgullo
Entre esas peñas áridas y solas,
Mientras el mar con turbulento arrullo
Quiebra a sus pies las espumantes olas.

¡Déjale allí! ni cantos ni plegaria
Suenan por él en el peñasco rudo
En torno de su tumba solitaria;
Mas elocuente en su silencio mudo.
¡Déjale allí! sin comitiva, aislado,
Duerma en su roca estéril y sombría
El Rey sin dinastía;
No en panteón estrecho sepultado
Oiga ¡oh París! tu bacanal ruido,
Entre regios sepulcros confundido.

Su tumba es Santa Helena:
Los nombres inmortales
De Arcola, de Austerlitz , Marengo y Jena,1
No llegan a turbar su austera sombra,
Ni la columna altiva
Protege con sus águilas la tumba,
Ni el clarín suena ni el cañón retumba:
Mas allí el mundo mírale, y se asombra,
Más que de sus victorias y laureles,
De ver caído al sin igual coloso:
Y en ese escollo su fantasma inmenso
Velando silencioso
Con su aureola de gloria,
Viendo pasar revoluciones, leyes,
Escarmiento de pueblos y de reyes 2
Es un padrón terrible de la historia.

1840

autógrafo

Gertrudis Gómez de Avellaneda


1 En la versión de Poesías de la excelentísima señora... (1850) trae otra versión datada en Junio de 1841, en que se modifica este verso por este otro:

              De Wagram, de Austerliz , Marengo y Jena,

2 Se ha aplicado el cambio de la fe de erratas de la publicación original, el verso publicado que se corrige en ella era:

            Escarmientos de pueblos y de reyes


subir volver Poesías de la señorita... (1841)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio