anterior autor siguiente

        EN UNA TARDE TEMPESTUOSA

            SONETO

Del huracán espíritu potente
Que hoy libre dejas la región precita,
¡Ven, con el tuyo mi furor excita!
¡Ven con tu fuego a coronar mi frente!

Deja que el rayo con fragor reviente,
Mientras cual hoja seca, o flor marchita.
Tu fuerte soplo al roble precipita
Roto y deshecho al bramador torrente.

Ven a librarme de la pena extraña
Que a un alma altiva con baldón devora
Y el brillo puro a la razón empaña.

¡Ven! y al inerte pecho que te implora
Da tu poder y tu iracunda saña,
Y el llanto seca que cobarde llora.

1841

autógrafo

Gertrudis Gómez de Avellaneda


subir volver Poesías de la señorita... (1841)   siguiente anterior
versión versión de Poesías de la excelentísima señora... (1850)
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio