anterior autor siguiente

      SONETO IMITANDO UNA ODA DE SAFO

¡Feliz quién junto a ti por ti suspira,
Quién oye el eco de tu voz sonora,
Quién el halago de tu risa adora,
Y el blando aroma de tu aliento aspira!

Ventura tanta, que envidioso admira
El querubín que en el Empíreo mora,
El alma turba, al corazón devora,
Y el torpe acento, al expresarla, expira.

Ante mis ojos desaparece el mundo,
Y por mis venas circular ligero
El fuego siento del amor profundo.

Trémula, en vano resistirte quiero...
De ardiente llanto mi mejilla inundo...
¡Delirio, gozo, te bendigo y muero! 1

Julio de 1842

autógrafo

Gertrudis Gómez de Avellaneda


1 Otras versiones traen en este verso "Peligro" por "Delirio".


subir volver Poesías de la excelentísima señora... (1850)   siguiente anterior
audio Voz: Leonelli Marcela

aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio