anterior autor siguiente

        VOZ DE LAS ESTRELLAS

Por eso adornan la inmensa bóveda
nuestros destellos  con franjas de oro,
y estremecidas vertemos pródigas,
de luz cambiantes, de aljófar lloro.

La verdad rara, de nombre eufónico,
que al suelo alumbra cuando lo huella...
¿no es nuestra hermana? Del cielo tórrido
¿no es la más pura, luciente estrella?

autógrafo

Gertrudis Gómez de Avellaneda


subir volver Poesías líricas (1877)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio