anterior autor siguiente

      VOZ DE LAS FLORES

En tanto nuestros cálices
se entreabren virginales;
perfumes sin iguales
derraman por doquier:
que anuncian festejamos
—cual nunca jubilosas—
la flor de las hermosas
que Cuba vio nacer.

autógrafo

Gertrudis Gómez de Avellaneda


subir volver Poesías líricas (1877)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio