anterior autor siguiente

    VOZ DE LAS AVES

De mirto entre ramos,
con tierna alegría,
su nombre cantamos
porque es melodía.
¡Antonia!... ¡qué blanco,
qué ledo sonido!...
Jamás gorjeando
de amor en el nido,
daremos al viento,
del sol a presencia,
más grato concento,
más dulce cadencia,
más bella canción.

autógrafo

Gertrudis Gómez de Avellaneda


subir volver Poesías líricas (1877)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio