anterior    aleatorio / random   autor / author   inicio / home   siguiente / next

        SONETO
    AL DUQUE DE FRÍAS,
DESDE EL REAL SITIO DE S. ILDEFONSO, CONTESTANDO A OTRO QUE ME DIRIGIÓ.

Más me inspira tu voz, que en estos valles,
Montes un día y rústicos apriscos,
Los parques, los jardines y obeliscos,
Que guardan ninfas de marmóreos talles.

No me dará placer, mientras tú calles,
Que el raudal brote en espumantes discos;
Pues hace hermosos la amistad los riscos,
Y es en la soledad triste Versalles.

Si con mi voz el ruiseñor modula,
No entiende tonos la nadante carpa,
Y en vano el canto en derredor circula.

Pronto, cual nave que del puerto zarpa,
Vuela al Borbón-Edén, y entonces Tula
Un himno entonará pulsando el arpa.

Agosto de 1845

autógrafo

Gertrudis Gómez de Avellaneda


NOTA DE LA AUTORA: El único mérito de esta corta composición, si tiene alguno, consiste en guardar los mismos consonantes dificilísimos usados por el Duque de Frías, y contestarle variando poco las palabras de su caprichoso soneto, que es el siguiente:

En esos hoy encantadores valles,
Montes un día y rústicos apriscos,
El cetro del poder abrió entre riscos
Parques floridos y frondosas calles.

Rocía a sus Ninfas los esbeltos talles.
Raudal brotando entre espumantes discos,
Por grupos bellos y altos obeliscos
Émulos de la pompa de Versalles.

Si en la enramada el ruiseñor modula
Festivo canto, y la nadante carpa
En clara fuente plácida circula.

Feliz, cual nave que ligera zarpa
Para tu isla natal, celebra ¡oh Tula!
Ese Borbón-Edén, pulsando tu arpa.


subir   poema aleatorio   Poesías de la excelentísima señora... (1850)   siguiente / next   anterior / previous