anterior autor siguiente

        CONSERVA TU RISA
IMITACIÓN DE LAS ESTROFAS A INÉS, DEL CHILDE HAROLD DE BYRON.

        DEDICADA A MI AMIGA C***

En vano la sonrisa halagadora
              Vaga en tus labios bellos,
Y otra demanda de mis labios mustios
              Que agito con esfuerzo.

¡No, no puedo reír! mira esta frente
              Que marca infausto sello...
Mas no la mires, no, guarda tu risa
              Y hágala eterna el cielo!

Sonríe siempre; a preguntar no tornes
              Con importuno ruego,
Qué origen tiene la profunda pena
              Que me desgarra el pecho.

¡Ay! ¿de qué sirve conocer los males
              Que no tienen remedio?
Los que yo sufro, amiga, no se templan
              Ni con tu dulce afecto.

No el odio adusto me envenena el alma,
              Ni es de amor mi tormento:
No nacen mis insomnios devorantes
              De ambiciosos proyectos.

Huir de mí misma necesito... ¡atiende!
              Mi mal estriba en esto:
¡Me ensangrienta el azote de la vida!
              ¡Me agobia el pensamiento!

Como llevaba el fratricida errante
              La maldición del cielo,
Yo arrastro en mi carrera vagabunda
              Mis fúnebres recuerdos.

Mas allá del sepulcro mis miradas
              A llevar no me atrevo.
Y solo en el sepulcro hallar pudiera
              Mi corazón consuelo.

Que gocen otros de ventura y gloria
              Los perfumados sueños:
No sé si tarde o demasiado pronto,
              Yo por mi mal despierto.

En mi funesto y áspero destino
              Por solo alivio tengo
Saber que no consiente la grandeza
              De mi desdicha aumento.

Guárdate, empero, de pedir te explique
              Este infortunio acerbo:
No inquieras por qué causa misteriosa
              Tan infeliz me encuentro.

Al cielo mira y a la luz sonríe,
              Yo en verte me recreo;
¡Mas nunca intentes penetrar en mi alma
              Que en ella está el infierno!

Diciembre de 1845

autógrafo

Gertrudis Gómez de Avellaneda


subir volver Poesías de la excelentísima señora... (1850)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio