anterior autor siguiente

    EL ÚLTIMO ACENTO DE MI ARPA,
A MI QUERIDA AMIGA LA SEÑORITA DOÑA LEOCADIA DE ZAMORA.

Lo siento ¡oh amiga! mi mente
                Ya pliega sus alas,
                Marchitas sus galas,
                Pasado su abril.
El tiempo en su rápido giro
                Se lleva veloces
                Mis plácidos goces
                De edad juvenil.

No hay ya para mi poesía
                De vagos dolores,
                De ardientes amores,
                De inmenso anhelar.
La luz de mi genio se vela,
                Se apaga mi acento,
                No admiro, no invento,
                No puedo cantar.

Ya mustia la flor de mi vida
                No vierte fragancia:
                Su antigua arrogancia
                Perdió el corazón.
Mas antes que rompa las cuerdas
                De mi arpa sonora,
                Por ti tiene ahora
                Fugaz vibración

A ti, mi Leocadia, dedico
                Su canto postrero,
                Cual leve y sincero
                Tributo de amor.
¡Tal vez, como el cisne, mi genio
                Dará en su agonía
                Más dulce armonía,
                Sonido mejor!

¡Tal vez como el sol, que en ocaso
                Más bello parece,
                La voz que enmudece
                Más grata será!
Yo al viento de otoño la entrego,
                Cual la hoja caída
                Que en su ala mecida
                Volando se va.

                          * * *

                ¡Del Tínima esbelta ondina!
                ¡Rosa del trópico ardiente!
                ¡Pura estrella de occidente!
                ¡Sirena hermosa del mar!
¡Yo quiero mostrarte mi afecto ferviente!
¡Yo quiero en mis versos tu gloria fijar!

                Cuando parte de tus ojos
                Un rayo de amor divino,
                Que el sol se corre imagino
                De no poderlo imitar:
¡Así será siempre tu fausto destino,
A cuanto mas brille vencer y eclipsar!

                Cuando exhalas de tus labios
                Los dulcísonos acentos,
                Fuentes, aves, mares, vientos,
                Se suspenden a la par;
Que no hay en natura tan varios concentos
Como esos que sabes tu sola formar.

                La noche envidia la sombra
                De tu profusa melena;
                Mas que la luna serena
                Se ve, bajo ella brillar,
Con mágico encanto tu frente morena,
Que regia corona merece llevar.

                Donde se graban tus huellas
                Brotan rosas y alelíes;
                En el lugar donde ríes
                Va la aurora a despertar,
Y aljófares muestras, partiendo rubíes,
Que nunca sus perlas podrán igualar.

                ¿Quién te excede en donosura?
                ¿Quién te copia en gallardía...?
                ¡En la Grecia se alzaría
                Para tu culto un altar,
Y en ti más sublime deidad gozaría
Que aquella nacida del seno del mar!

                Mas hoy que humilla al Olimpo
                Divinidad soberana,
                De los ángeles hermana
                Te puede el cielo llamar,
Y el mundo te aclama beldad sobrehumana,
Que huella la tierra queriéndola honrar.

                El genio anima tu mente;
                La virtud rige tu alma;
                Por eso pasión y calma
                Unidas sueles mostrar;
Y llevas do quiera del triunfo la palma,
Y puedes modesta tu gloria olvidar.

                ¡Rosa del trópico ardiente!
                ¡Del Tínima esbelta ondina!
                ¡Quisiera tu voz divina
                Para poderte ensalzar;
Pues siento la mía turbada y mezquina,
Y solo en silencio te debo admirar!

                Mas si algún eco del arpa,
                Que hoy a romper me decido,
                Logra vencer al olvido
                Y al voraz tiempo burlar,
A par de mi nombre tu nombre querido
Por siglos futuros se oirá resonar.

                ¡Que yo en mi canto proclamo
                Que, bajo de humano velo,
                Un ángel mora en el suelo
                Para mis penas templar,
Y haré que la fama lo extienda en su vuelo,
Por cuanto el sol mira y abarca la mar!

Noviembre de 1850

autógrafo

Gertrudis Gómez de Avellaneda


subir volver Poesías de la excelentísima señora... (1850)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio