anterior autor siguiente

      LA DESGRACIA

¡Yo te conozco, maga engañadora,
Porque tu imperio hasta mi vida alcanza,
Tú que empiezas do acaba la esperanza,
Y mueres de la tumba en el dintel!
Con anchos pliegues tu luctuoiso velo
Al mundo cubre, ¡maga omnipotente!
Tú tienes un altar en cada frente,
Y cada corazón es tu dosel.

Tú eres, desgracia, el maldecido arcángel
Que con el roce de su negro manto
Hace temblar el corazón de espanto
Del que delira entre ilusión y amor;
El que los sueños de ventura envía
Al infeliz cuyo dolor formaste,
Para decirle al despertar: ¡soñaste!
Y dejarle sumido en su dolor.

Tú eres el genio que invisible vaga
En el salón de crápula y orgía,
El que exalta la necia fantasía
Del tumulto, diciéndole: ¡gozad!
Para mostrarle al que se embriaga, luego
El indefenso pecho de su hermano,
Y con su seca y descarnada mano
Le da un puñal, diciéndole: ¡matad!

Tú eres el genio que al infante vela
Desde que duerme en la inocente cuna,
Para matar solícito una a una
Las ilusiones que al soñar creó.
Compañera del hombre, tú enloqueces
Su pobre corazón con la esperanza,
Y le muestras la dicha en lontananza
Para decirle al acercarse: ¡huyó!

Tú haces correr por los marchitos ojos
De los mortales el copioso llanto;
No hay uno solo que el letal quebranto
No haya sentido como yo sentí.
¿Quién no ha tenido que exhalar quejoso
Algún suspiro del doliente pecho?
¿Por qué rostro feliz correr no has hecho
Arrancada una lágrima por ti?

¡Ay! ¡infeliz del que te encuentra, ¡oh maga!
En el delirio que forjó de amores;
Porque al aliento de las bellas flores
Unes tu aliento de ponzoña y hiel;
¡Pues te conozco, maga engañadora,
Porque tu imperio hasta mi vida alcanza;
Tú naciste do ha muerto mi esperanza,
Y vendrás de mi tumba hasta el dintel!

1847

autógrafo

Gregorio Gutiérrez González


subir volver 1847   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio