anterior autor siguiente

    A DOS AMIGOS EL DÍA DE SU MATRIMONIO

Sobre vuestras cabezas inclinadas
Va a descender la bendición de Dios.
Él va a santificar lo que en dos almas,
Unidas ya, santificó el amor.

¡Eterna bendición que liga en ambos
El bien, el mal, la dicha y el dolor!
¡Lazo puro de amor, dos veces santo
Que forma el corazón y aprueba Dios!

¡Unión, que en las borrascas de la vida,
Forma ese puerto que se llama hogar,
Separado del mundo!... ¡Y si es que hay dicha,
La dicha sólo en ese puerto está!

¡Nido formado en las desnudas ramas
De un árbol que sacude el huracán,
Que protegen y cubren, enlazadas,
Las alas de dos aves... el hogar!

Ese tibio rincón que abandonamos
Desde niños, en busca de otro sol,
Y a donde vuelve el corazón ingrato
Que heló la sociedad.... ¡y halla calor!

¡Isla flotante en medio de los mares,
Que no alcanzan las olas a mojar;
Tabernáculo santo, en donde arde
La sola luz que la ventura da!

Eternamente la mujer perfuma,
Con su incansable amor, aquel Edén.
¡Es tan grande el tesoro de ternura
Que encierra el corazón de la mujer!...

                          *

Quiera Dios concederos cuanta dicha
Es posible en la tierra disfrutar:
Varia es la suerte, desigual la vida;
¡Solo el amor compensaciones da!

Si la desgracia vuestras almas hiere
No blasfeméis por eso del Señor:
¡Que todo pasa, pero vive siempre,
Y nos espera en su justicia Dios!

1864

autógrafo

Gregorio Gutiérrez González


subir volver 1864   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio