anterior autor siguiente

              A...

Yo era niño, tú niña; nos veíamos
Tú ruborosa y vergonzoso yo;
Que amábamos entonces no sabíamos,
Pero inocentes, tímidos, decíamos;
                ¡Amémonos los dos!

Jóvenes ambos, con amor profundo
Siempre amarnos juraste y juré yo;
Si es nuestro amor, dijimos, sin segundo
¿Qué nos importa lo que diga el mundo
                Amándonos los dos?

«Nos amamos», decimos todavía,
Tú sin rubor y sin vergüenza yo;
Mas huye nuestro amor la luz del día;
Digamos la verdad, amiga mía:
                No amamos ya los dos.

1864

autógrafo

Gregorio Gutiérrez González


subir volver 1864   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio