anterior autor siguiente

        A MI AMIGO SEGUNDO FONNEGRA
CON MOTIVO DE UNA DEUDA DE VERSOS A LA PATRONA DE COPACABANA

¡Quién pudiera pagar! Si es tan sagrada
La deuda de un amigo, ¡cuánto es más
La de tumbas amigas no olvidadas!
¡Quién pudiera pagar!

Tú sabes que ofreciera a tus hermanos,
A Fernando y a Clara y a Miguel,
Un canto a la Patrona... pero en vano.
Si murieron tan pronto, y... no pagué.

¿Mas no sabes por qué? Porque impotente
Se ha hallado floja mi mundana voz
Para cantar a la incantable siempre,
La madre de los huérfanos y Dios.

Si pudiera entonar una plegaria
A la que adoro desde niño yo,
Con humildad dijérala entre lágrimas:
«Conocí tu retrato en tu Asunción.

»¡Oh! Madre de mi madre y madre mía!
Si no puedo cantarte ten perdón,
Corazón de mi alma que venías
Cuando en la cuna descansaba yo.

»Tú en mi risueña juventud mostrabas
Con una mano el cielo, otra el hogar,
Los dos únicos nidos donde se halla
La dicha pura aquí y eterna allá!

»Eres madre, una tabla, y casi sola
Que, ya náufrago, alcanzo a divisar....
Mas, perdón otra vez, Madre y Señora,
Que yo dude y vacile...». Basta ya.

1868

autógrafo

Gregorio Gutiérrez González


subir volver 1868   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio