anterior autor siguiente

        IMPROVISACIONES

Ya se fue la paloma de su nido
Y arrulla triste en el ajeno hogar:
Paloma blanca, ven, que bien venido,
Siempre que vuelva, el pródigo será.
¡Ven paloma, ven acá!

Esa mujer de corazón de amianto
Mis lágrimas no mira:
No se conduele al presenciar mi llanto,
Y oyendo mis suspiros no suspira.

(Pasaba un día frente a la casa en que se alojaba el poeta en Zipaquirá, una señorita muy bella; preguntó él quién era y se le contestó: "Es E. J.; ha tenido tres pretendientes, y todos han muerto" ; entonces él improvisó este cuarteto):

Me han dicho que peligra quien la mira,
Que quien la ama en el instante muere;
Dile, por Dios, que quien la ve suspira
Y que aspira a morir, si ella lo quiere.

1871

autógrafo

Gregorio Gutiérrez González


subir volver 1871   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio