LA PAJITA

Ésta que era una niña de cera;
pero no era una niña de cera,
era una gavilla parada en la era.
Pero no era una gavilla
sino la flor tiesa de la maravilla.
Tampoco era la flor sino que era
un rayito de sol pegado a la vidriera.
No era un rayito de sol siquiera:
una pajita dentro de mis ojitos era.

¡Alléguense a mirar cómo he perdido entera,
en este lagrimón, mi fiesta verdadera!

autógrafo

Gabriela Mistral


subir volver Ternura (1924) Jugarretas, I   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio