anterior autor siguiente

      MANITAS

Manitas de los niños,
manitas pedigüeñas,
de los valles del mundo
        sois dueñas.

Manitas de los niños
que al granado se tienden,
por vosotros las frutas
        se encienden.

Y los panales llenos
de su carga se ofenden.
¡Y los hombres que pasan
        no entienden!

Manitas blancas, hechas
como de suave harina,
la espiga por tocaros
        se inclina.

Manitas extendidas,
piñón, caracolitos,
bendito quien os colme,
        ¡bendito!

Benditos los que oyendo
que parecéis un grito,
os devuelvan al mundo:
        ¡benditos!

autógrafo

Gabriela Mistral


subir volver Ternura (1924) Casi escolares   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio