anterior autor siguiente

      DULZURA

Madrecita mía,
madrecita tierna,
déjame decirte
dulzuras extremas.

Es tuyo mi cuerpo
que juntaste en ramo;
deja revolverlo
sobre tu regazo.

Juega tú a ser hoja
y yo a ser rocío:
y en tus brazos locos
tenme suspendido.

Madrecita mía,
todito mi mundo,
déjame decirte
los cariños sumos.

autógrafo

Gabriela Mistral


subir volver Ternura (1924) Casi escolares   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio