anterior    aleatorio / random   autor / author   inicio / home   siguiente / next

        CANTILENA
A DON RAMÓN DE POSADA Y SOTO, FISCAL DE LA AUDIENCIA DE MÉJICO, CON MOTIVO DE UNOS VERSOS ESCRITOS POR UNA SEÑORA AMERICANA

¿De cuándo acá las musas,
que sólo a los mozuelos
sus gracias repartían
antes de ahora, hicieron
tan súbita alianza
con otras de su sexo?
Injustas y envidiosas
jamás en otro tiempo
a las graciosas ninfas
fiaban sus misterios.
Del Pindo a la eminencia,
do su dorado asiento
tienen las orgullosas,
vecino al alto cielo,
las delicadas plantas
nunca subir pudieron,
ni de ellas ser solía
hollado aquel sendero,
que plantas más robustas
condujo en otros tiempos
al templo de la gloria,
o ya al del escarmiento.

   Mas de la americana
Safo los dulces versos,
de los pasados siglos
desmienten el ejemplo,
¡Qué aguda, qué ingeniosa
se ostenta, cuando amenos
acuden a su pluma
el chiste y el gracejo!
Pero ¿de dónde, dime,
Ramón, su dulce ingenio
tomó la melodía,
la exactitud del metro,
el número armonioso,
los agudos conceptos,
la gracia y la dulzura
que hierven en sus versos?
¿El rubio y claro Apolo
fue acaso su maestro?
¿Acaso de las musas
los virginales pechos
tocó algún día? ¿Acaso
crióse en el Permeso?
Safo a Faón quería,
y Amor la inspiró versos.
¿Debió tal vez Leonarda
a Amor su magisterio?
¡Ah, cuántos envidiosos
tendrá tu entendimiento,
discreta Safo! ¡A cuántos
inflamarán sus celos!
¡Dichoso el que alcanzare
con bien tañido plectro,
loar condignamente    
tan peregrino ingenio!
¡Y mucho más dichoso
quien logre ser tu empleo!

autógrafo

Gaspar Melchor de Jovellanos


subir   poema aleatorio   Gaspar Melchor de Jovellanos   siguiente / next   anterior / previous


Obras Completas. Tomo I. Edición de José Miguel Caso González. Centro de Estudios del siglo XVIII e Ilustre Ayuntamiento de Gijón. 1984