anterior    aleatorio / random   autor / author   inicio / home   siguiente / next

              A DARWIN

                        I

      ¡Gloria al genio inmortal! Gloria al profundo
              Darwin, que de este mundo
penetra el hondo y pavoroso arcano!
¡Que, removiendo lo pasado incierto,
              sagaz ha descubierto
el abolengo del linaje humano!

                        II

      Puede el necio exclamar en su locura:
              —¡Yo soy de Dios hechura!—
y con tan alto origen darse tono.
¿Quién, que estime su crédito y su nombre,
              no sabe que es el hombre
la natural transformación del mono?

                        III

      Con meditada calma y paso a paso,
              cual reclamaba el caso,
llegó a tal perfección un mono viejo;
y la vivaz materia por sí sola
              le suprimió la cola,
le ensanchó el cráneo y le afeitó el pellejo.

                        IV

      Esa invisible fuerza creadora,
              siempre viva y sonora,
música, verbo, pensamiento alado;
ese trémulo acento en que la idea
              palpita y centellea
como el soplo de Dios en lo creado;

                        V

      hablo de Dios, porque lo exige el metro,
              mas tu perdón impetro
(¡oh formidable secta darwiniana!)
Ese sonido como el sol fecundo,
              que vibra en todo el mundo
y resplandece en la palabra humana;

                        VI

      esa voz, ¡lena de poder y encanto,
              ese misterio santo,
lazo de amor, espíritu de vida,
ha sido el grito de la bestia hirsuta,
              en la cóncava gruta
de los ásperos bosques escondida.

                        VII

      ¡Ay! Si es verdad lo que la ciencia enseña,
              ¿por qué se agita y sueña
el hombre, de su paz fiero enemigo?
¿A qué aspira? ¿Qué anhela? ¿Qué es, en suma,
              el genio que le abruma?
¿Fuerza o debilidad? ¿Premio o castigo?

                        VIII

      Honor, virtud, ardientes devaneos,
              imposibles deseos,
loca ambición, estéril esperanza;
horrible tempestad que eternamente
              perturbas nuestra mente,
con acentos de amor o de venganza;

                        IX

      conciencia del deber que nos oprimes,
              ilusiones sublimes
que a más alta región tendéis el vuelo:
¿qué sois? ¿A dónde vais? ¿Por qué os sentimos?
              ¿Por qué crimen perdimos
la inocencia brutal de nuestro abuelo?

                        X

      Ajeno a todo inexcrutable arcano,
              nuestro Adán cuadrumano
en las selvas perdido y en los montes,
de fijo no estudiaba ni entendía
              esta filosofía
que abre al dolor tan vastos horizontes.

                        XI

      Independiente y libre en la espesura,
              no sufrió la amargura
que nos quema y devora las entrañas.
Dábanle el bosque entretejidas frondas,
              el río claras ondas
aire sutil y puro las montañas;

                        XII

      la tierra, a su elección, como en tributo
              dulce y sabroso fruto,
música el viento susurrante y vago;
su luz fecunda el sol esplendoroso,
              la noche su reposo
y limpio espejo el cristalino lago.

                        XIII

      En su pelliza natural envuelto,
              gozaba alegre y suelto
de su querida libertad salvaje.
Aún no grababa figurines Francia,
              y en su rústica estancia
lo que la vida le duraba el traje.

                        XIV

      Desconoció la púrpura y la seda
              no inventó la moneda
para adorarla envilecido y ciego,
ni se dejó coger, como un idiota,
              por una infame sota
en la red del amor o en la del juego.

                        XV

      No turbaron su paz ni su apetito
              este anhelo infinito,
esta pena tan honda como aguda.
¡Ay! ni a pedazos le arrancó del alma
              su candorosa calma,
el demonio implacable de la duda.

                        XVI

      Y en esas lentas y nocturnas horas
              negras, abrumadoras,
en que la angustia nos desgarra el pecho,
con tu mirada impenetrable y triste
              nunca te apareciste
¡oh desesperación! junto a su lecho.

                        XVII

      No buscó los laureles del poeta,
              ni en su ambición inquieta
alzó sobre cadáveres un trono.
No le acosó remordimiento alguno.
              No fue rey, ni tribuno,
¡ni siquiera elector!... ¡Dichoso mono!

                        XVIII

      En la copa de un árbol suspendido
              y con la cola asido,
extraño a los halagos de la fama,
sin pensar en la tierra ni en el cielo,
              nuestro inocente abuelo
la vida se pasó de rama en rama.

                        XIX

      Tal vez enardecida y juguetona,
              alguna virgen mona
prendiole astuta en sus amantes lazos,
y más fiel que su nieta pervertida,
              ni le amargó la vida,
ni le hirió el corazón con sus abrazos.

                        XX

      Y allí, bajo la bóveda azulada,
              en la verde enramada,
a la sonora margen de los ríos,
adormecidos con los trinos suaves
              de las canoras aves,
ocultas en los árboles sombríos

                        XXI

      allí donde la gran Naturaleza
              descubre la belleza
de su seno inmortal, siempre fecundo,
en deliquios ardientes y amorosos,
              los dos tiernos esposos
engendraron al arbitro del mundo.

                        XXII

      ¡Al arbitro del mundo!... ¡Qué sarcasmo!
              Perdido el entusiasmo,
sin esperanza en Dios, sin fe en sí mismo,
cuando le borre su divino emblema,
              esa ciencia blasfema,
como la piedra rodará al abismo.

                        XXIII

      Caerá de sus altares el Derecho
              por el turbión deshecho;
la Libertad sucumbirá arrollada.
Que cuando el alma humana se obscurece,
              sólo prospera y crece
la fuerza audaz, de crímenes cargada.

                        XXIV

      ¡Ay, si al romper su religioso yugo,
              gusta el pueblo del jugo
que en esa ciencia pérfida se esconde!
¡Ay, si olvidando la celeste esfera,
              el hijo de la fiera
sólo a su instinto natural responde!

                        XXV

      ¡Ay, si recuerda que en la selva umbría
              la bestia no tenía
ni Dios, ni ley, ni patria, ni heredades!
Entonces la revuelta muchedumbre
              quizás, Europa, alumbre
con el voraz incendio tus ciudades.

                        XXVI

      ¡Batid gozosos las sangrientas manos
              déspotas y tiranos!
Ya entre el tumulto vuestra faz asoma.
Que el hombre á la razón dobla su frente;
              mas sólo el hierro ardiente
la hambrienta rabia de las fieras doma.

24 de diciembre de 1872.

autógrafo

Gaspar Núñez de Arce


subir   poema aleatorio   Gritos del Combate (1904)   siguiente / next   anterior / previous