anterior autor siguiente

        ATARDECER

No amenaces ¡oh Vida! con herirme.
Mi ser continuamente se destruye.
Mi activa voluntad lo reconstruye.
No intentes arrasarme y difundirme.

No quieras, con tus días, reducirme
al dolor de partir. Yo soy lo que huye.
Mi fuerza a mi lugar me restituye
sin tener que olvidarme ni evadirme.

No luches contra mí con tus batallas.
En la hora suprema de la tarde,
llanura y cielo de esplendor inundo,

y para mi fluir, soy las murallas.
Para mi corazón, yo soy lo que arde.
Para mi soledad yo soy el Mundo.

autógrafo

Germán Pardo García


subir volver Osiris preludial (1960)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio