anterior autor siguiente

        LICUACIÓN DE LA LUZ

A cada pulsación siento que cae
un granizo de luz que así se inmola.
Una gota de luz, una tan sola
que cada pulsación mueve y atrae.

Vuelve a sonar la pulsación y trae
otro líquido prisma de corola,
y otro y otro y consúmase una ola
de luz y brisa que jamás decae.

El Mundo la recibe prosternado
y la interna en sus vivos socavones.
Yo también la recojo arrodillado.

Son mías esas lentas pulsaciones
y todo lo que alarma mi costado,
le desprende divinas licuaciones.

autógrafo

Germán Pardo García


subir volver Osiris preludial (1960)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio