anterior autor siguiente

        EL DEFENSOR

A estos residuos de rincón me aferro,
pues son del mundo lo que ya nos queda
a los que padecimos, sin que pueda
salvarnos la esperanza, del destierro.

En esta dura habitación me encierro.
Sus muros son de miserable greda.
Sobre su artesanía una arboleda
y al pie del pozo abandonado un perro.

No asediéis estos míseros despojos.
Los voy a defender y con los ojos
a incendiar al que avance a mi morada.

Yo, el agrícola y manso, me defiendo
y ante la vida mi dolor enciendo
y lo hago fulgurar como una espada.

autógrafo

Germán Pardo García


subir volver El defensor (1964)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio