anterior autor siguiente

        TAN CALLANDO

Lo que me gusta del cuadro es que el muerto
da a la ventana y la ventana
está abierta y el oxígeno
hace de las suyas con él, le canta y
le baila, lo hace pensar
en otro tiempo como si esto de yacer
ahí nadando en lo lívido
fuera parte del insomnio. En cuanto
a las rosas cuyos pecíolos no hacen sino crecer
afuera, entre el pasto, ésas germinan
a la velocidad de sus uñas.
Ventalle
de los muertos.

autógrafo
Gonzalo Rojas


subir volver VI - La Risa   siguiente anterior
enlace Coplas de don Jorge Manrique por la muerte de su padre
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio