anterior autor siguiente

    SONETO XIII

A Dafne ya los brazos le crecían,
y en luengos ramos vueltos se mostraba;
en verdes hojas vi que se tornaban
los cabellos que el oro escurecían.

De áspera corteza se cubrían
los tiernos miembros, que aún bullendo estaban:
los blancos pies en tierra se hincaban,
y en torcidas raíces se volvían.

Aquel que fue la causa de tal daño,
a fuerza de llorar, crecer hacía
este árbol que con lágrimas regaba.

¡Oh miserable estado! ¡oh mal tamaño!
¡Que con llorarla crezca cada día
la causa y la razón porque lloraba!

autógrafo
Garcilaso de la Vega


subir volver Sonetos   siguiente anterior
facsímil Edición Facsímil Obras de Garci Lasso con anotaciones de Fernando de Herrera
inglés Translation by Jeremiah Holmes Wiffen
ruso Перевод С. Гончаренко
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio