anterior autor siguiente

    SONETO XV

Si quejas y lamentos pueden tanto,
que enfrenaron el curso de los ríos,
y en los diversos montes y sombríos
los árboles movieron con su canto;

si convertieron a escuchar su llanto
los fieros tigres, y peñascos fríos;
si, en fin, con menos casos que los míos
bajaron a los reinos del espanto,

¿por qué no ablandará mi trabajosa
vida, en miseria y lágrimas pasada,
un corazón conmigo endurecido?

Con más piedad debría ser escuchada
la voz del que se llora por perdido
que la del que perdió y llora otra cosa.

autógrafo
Garcilaso de la Vega


subir volver Sonetos   siguiente anterior
facsímil Edición Facsímil Obras de Garci Lasso con anotaciones de Fernando de Herrera
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio