anterior autor siguiente

    SONETO XXVI

Echado está por tierra el fundamento
que mi vivir cansado sostenía.
¡Oh cuánto bien se acaba en solo un día!
¡Oh cuántas esperanzas lleva el viento!

¡Oh cuán ocioso está mi pensamiento
cuando se ocupa en bien de cosa mía!
A mi esperanza, así como a baldía,
mil veces la castiga mi tormento.

Las más veces me entrego, otras resisto
con tal furor, con una fuerza nueva,
que un monte puesto encima rompería.

Aquéste es el deseo que me lleva,
a que desee tornar a ver un día
a quien fuera mejor nunca haber visto.

autógrafo
Garcilaso de la Vega


subir volver Sonetos   siguiente anterior
facsímil Edición Facsímil Obras de Garci Lasso con anotaciones de Fernando de Herrera
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio