anterior autor siguiente

    SONETO XXXI

Dentro de mi alma fue de mí engendrado
un dulce amor, y de mi sentimiento
tan aprobado fue su nacimiento
como de un solo hijo deseado;

mas luego de él nació quien ha estragado
del todo el amoroso pensamiento:
que en áspero rigor y en gran tormento
los primeros deleites ha tornado.

¡Oh crudo nieto, que das vida al padre,
y matas al abuelo! ¿por qué creces
tan disconforme a aquel de que has nacido?

¡Oh, celoso temor! ¿a quién pareces?
¡que la envidia, tu propia y fiera madre,
se espanta en ver el monstruo que ha parido!

autógrafo
Garcilaso de la Vega


subir volver Sonetos   siguiente anterior
facsímil Edición Facsímil Obras de Garci Lasso con anotaciones de Fernando de Herrera
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio