SONETO XXXIII

Boscán, las armas y el furor de Marte,
que con su propria fuerza el africano
suelo regando, hacen que el romano
imperio reverdezca en esta parte,

han reducido a la memoria del arte
y el antiguo valor italïano,
por cuya fuerza y valerosa mano
África se aterró de parte a parte.

Aquí donde el romano encendimiento,
donde el fuego y la llama licenciosa
sólo el nombre dejaron a Cartago,

vuelve y revuelve amor mi pensamiento,
hiere y enciende el alma temerosa,
y en llanto y en ceniza me deshago.

autógrafo
Garcilaso de la Vega


subir  volver  Sonetos   siguiente  anterior
facsímil Edición Facsímil Obras de Garci Lasso con anotaciones de Fernando de Herrera
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio