anterior autor siguiente

    SONETO XXXV

Mario, el ingrato amor, como testigo
de mi fe pura y de mi gran firmeza,
usando en mí su vil naturaleza,
que es hacer más ofensa al más amigo;

teniendo miedo que si escribo o digo
su condición, abato su grandeza;
no bastando su fuerza a mi crüeza
ha esforzado la mano a mi enemigo.

Y ansí, en la parte que la diestra mano
gobierna. y en aquella que declara
los conceptos del alma, fui herido.

Mas yo haré que aquesta ofensa cara
le cueste al ofensor, ya que estoy sano,
libre, desesperado y ofendido.

autógrafo
Garcilaso de la Vega


subir volver Sonetos   siguiente anterior
facsímil Edición Facsímil Obras de Garci Lasso con anotaciones de Fernando de Herrera
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio