anterior autor siguiente

    SONETO XXXVII

A la entrada de un valle, en un desierto,
do nadie atravesaba, ni se vía,
vi que con extrañeza un can hacía
extremos de dolor con desconcierto;

agora suelta el llanto al cielo abierto,
ora va rastreando por la vía;
camina, vuelve, para, y todavía
quedaba desmayado como muerto.

Y fue que se apartó de su presencia
su amo, y no le hallaba; y esto siente;
mirad hasta do llega el mal de ausencia.

Movióme a compasión ver su accidente;
díjele, lastimado: «Ten paciencia,
que yo alcanzo razón, y estoy ausente».

autógrafo
Garcilaso de la Vega


subir volver Sonetos   siguiente anterior
inglés Translation by Tyler Fisher
inglés Translation by Jeremiah Holmes Wiffen
ruso Перевод А. Гелескула
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio