anterior autor siguiente

        CIRABEL III

Llamaré
hasta que las puertas de tu ciudad
fortificada con estatutos inviolables
me acojan como habitante
de la vida que en ti se desenvuelve
igual que la lluvia de silencio
sobre tu cabeza
Gradualmente me impregnaré de ti
hasta que sea humo en tu voz
luz en tus ojos
y haga sobre mis hombros tu futuro
Cuando llegue el otoño
te descubriré al rostro de los hombres
para que en tus vasos alimenticios
vengan a nutrirse de esperanza

autógrafo

Homero Aridjis


subir volver Los ojos desdoblados   (1960)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio