anterior autor siguiente


en el círculo de llamas esta danza el movimiento de su pecho a la derecha y el de sus caderas a la izquierda el animal de la creación en un solo dibujo siempre sagrado sobre el suelo ardiente señora de la danza se cubre a sí misma como Tetis cubrió a Aquiles pero deja como aquélla una parte de su cuerpo vulnerable una herida por la que entra y sale el nacer y el morir un hueco helado por donde se fuga lo perpetuo señora de la montaña sus senos son visibles a distancia y en su peso y en algún regazo labio o valle se asienta su leche dócilmente mientras para vivir los amantes van montados en un pájaro que emigra y la lengua que los salva de la muerte es llama ojo oh luna colmando de calor la carne vulnerada la luz entra en el hombre por un instante lateral de la hora y ella se acerca a la escalera del día tan desganadamente que parece que desde antes de subirla ya estuviera cansada nuestras cabezas como sauces despeinados dan a la mañana que las atraviesa silencio y hacia atrás van los días ruinosos como un haz sin fin de intemperies toleradas y nos vemos vivos otra vez como larvas que viven sobre rocas lavadas por los rápidos y se sostienen por discos de succión o anclas de seda para no ser arrastradas por el agua y descubrimos nuestros cuerpos como parajes quietos entre las corrientes torrenciales y el poema llega frente a aquel que mezcla alma y cuerpo y asiste al nacimiento de un color e inhala y respira un Dios
      pues el día no tiene puertas
humo azul                             tiempo quemado

autógrafo

Homero Aridjis


subir volver Ajedrez: Navegaciones   (1969)   siguiente anterior
Voz: Homero Aridjis Voz: Homero Aridjis

aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio