anterior autor siguiente


a base de concurrir al espacio cerrado de su juego su campo se hace armónico y en la continuidad hallada los estilos se liberan y el ser imaginativo se vierte y suelta en el otro sus imágenes

el adversario macho vierte su deseo en el adversario hembra y viceversa y mientras el juego dura los sexos se entremezclan en un fluido percibirse y contestarse

cuando el cansancio llega el juego se suspende y se reanuda cuando ambas voluntades convergen otra vez con obstinada inclinación al campo donde se divierten ya salvadas sus propias contradicciones al ser dirigidas por su maestría de jugadores

autógrafo

Homero Aridjis


subir volver Ajedrez: Navegaciones   (1969)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio