anterior autor siguiente

        EL PEQUEÑO EDIPO

Durante un ritual, María del Carmen Ríos
García le sacó los ojos a su hijo Fernando,
de cinco años, para salvar al mundo de
un terremoto devastador.
Nota roja, sábado 26 de mayo de 2012

A Carlos García Gual

Era de madrugada,
la madre levantó al hijo,
y entre imploraciones y rezos
al dios de los temblores de tierra,
le clavó los dedos en las cuencas,
le sacó los ojos para «limpiárselos»,
y así salvar al mundo de un gran terremoto.

Abrió la puerta de la vivienda miserable,
situada en el cerro de la ciudad perdida,
y echó al pequeño Edipo,
con sangre chorreándole por la cara,
para andar a tientas los caminos de la tierra
anunciando el fin del mundo.

autógrafo

Homero Aridjis


subir volver Del cielo y sus maravillas, de la tierra y sus miserias   (2013)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio