anterior autor siguiente

        BREVE VIAJE POR UN PEQUEÑO ROSTRO

La buena muchacha creía que la vida era una calle abierta, un semáforo en siga, un salón de baile y una cuerda floja...

La buena muchacha se llamaba Paloma,
tenía ojos verdes y venía de Río.

A los quince años conoció el amor, mirándolo pasmada desde abajo, como si aleteara con ojos nerviosos en el cielo nublado de septiembre y en el silencio verde de los montes.

Pensaba que el amor era la cópula al desgaire, en férreos brazos de suburbio y en sofocantes músculos de atleta.

El amor la ocultó bajo los puentes, la tomó de la mano y la escondió en las alcobas.
Era diferente, y lo sentía infinito.

La buena muchacha vivía sola, y pisaba sola en las tardes el crepúsculo en las calles.
Llevaba pantalones negros, y en lugar de blusa un pañuelo rojo.

Creía que la noche era un caballo loco de negras decisiones.

Habitaba las prendas de sus hombres y los obligaba a ponerse sus vestidos.
Y hacían el amor de otra manera.
Rememoraba, dulce y relajada, el curso reciente del abrazo.
Sentía que el mundo y los cuerpos eran superficies agotables, y sólo la imaginación para vivirlos podía disfrutarlos y saberlos.
Creía que los instantes eran monedas en el aire, y sólo el convivirse construía un pasado meritorio, y sólo la irrupción en otro ser nos afirmaba.
Había encontrado un modo de coexistir con sus deseos, acorde con un pretérito presente y con una cadena impenetrable de sueños por usarse.

La buena muchacha tenía minutos redondos como senos, colores tan blancos como muslos, y furias tan reales como furias.
Sus ojos eran tan sólo resplandor telúrico.

La buena muchacha sabía amar, sobria, borracha, y ya sobre cenizas. Era un corpóreo leño de fuego inextinguible.
Sabía amar.

Ahora se va del mundo
con la imagen quemada entre colillas y el sueño despierto entre las sábanas.
con la mejilla izquierda arañada por un filo de arma
y las manos buscando la luz bajo la puerta.

Y no fue superfluo el titubeo,
fue un tiempo curvado en su sentido,
en la emoción de alguien.

Porque la buena muchacha sabía amar
en lentos paisajes como tumbas, eslabonadamente y sobre higos, en segundos tan largos como un fruto cayendo y en ojos que hielan la poesía.

La buena muchacha sabía amar
en un doble estallido de bestias que sollozan

autógrafo

Homero Aridjis


subir volver Ajedrez: Navegaciones   (1969)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio